Arte,Educación,Investigación

¿Que es un vaciado?

En la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando nos enseñan cómo se hace un modelo de escayola. Estos modelos fueron utilizados tradicionalmente en las antiguas academias de Bellas Artes, hoy facultades, para aprender a dibujar. Normalmente, dibujar copiando una escayola era la segunda fase del aprendizaje, la «fase del yeso». Había tres momentos diferenciados a la hora de aprender a dibujar. Dibujar copiando una estampa, dibujar copiando un yeso, y finalmente dibujar copiando del natural, esto es, con modelo vivo, una persona que posa para los estudiantes.

Los moldes de yeso han sido elementos de aprendizaje para muchos movimientos artísticos como el Renacimiento, el Barroco o el Neoclasicismo. Ya a partir del siglo XV, los moldes formaron parte de colecciones privadas de estudiosos, artistas, aristócratas y miembros de la realeza en Europa. Las réplicas constituyeron un canon temprano de lo que se consideraba obras maestras del mundo antiguo griego y romano. Este último sirvió de base para el establecimiento de las academias de artes reales o cortesanas. Los moldes permitieron a los artistas estudiar la anatomía humana y aprender «la idea de la belleza».

En representación del canon, los moldes también jugaron un papel importante para las artes aplicadas de la era de la industrialización. Las instituciones artísticas las utilizaron para educar y formar el gusto de la sociedad. Sin embargo, los artistas románticos desde principios del siglo XIX habían asociado las copias en yeso blancas y, a menudo, fragmentadas, con la muerte; los moldes eran espectros. Más tarde, los cambios estéticos y sociopolíticos hicieron que los museos se convirtieran en sitios de «hegemonía cultural». Y en este contexto, los modelos de escayola perdieron parte de su apreciación artística. Su eliminación parecía el acto de liberación de un canon e ideal educativo que había que superar.

Desde la década de 1970 somos testigos de una reevaluación continua de las colecciones de escayolas en todo el mundo, así, las colecciones de yesos están comenzando a ser valoradas como parte del patrimonio local, y el valor didáctico de las colecciones de elenco aún se mantiene.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.