Arte,Género

Maruja Mallo, una pintora surrealista de la Generación del 27

Foto: Montaje y creación de Isabel Figueroa

Maruja Mallo, cuyo nombre de nacimiento es Ana María Gómez González en Viveiro, nació en España el 5 de enero de 1902 y desapareció el 6 de febrero de 1995. Fue una pintora surrealista española adscrita a la “Generación de 1927”, en la vanguardia española. En 1922 a los 20 años, la familia de Mallo se traslada a Madrid. Allí comenzó a estudiar en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, donde permaneció hasta 1926. En Madrid conoció a artistas, escritores y científicos de la Generación Española del 27 como Salvador Dalí, Concha Méndez, Ernesto Giménez Caballero, Gregorio Prieto, Federico García Lorca, Margarita Manso, Luis Buñuel, María Zambrano y Rafael Alberti, con quienes mantuvo una relación hasta que conoció a María Teresa León. Luego pasó a formar un grupo de mujeres de la Generación del 27 conocido como “Las sin sombrero”. En particular, era amiga de Concha Méndez y Josefina Canarias.

Durante la década de 1920, Mallo también trabajó en numerosas publicaciones literarias y produjo varios libros. La autora Ortega y Gasset reconoció sus pinturas en 1928 y organizó su primera exposición de la Revista de occidente, que tuvo mucho éxito, alabada por su originalidad y frescura. Mostraba diez óleos que representan pueblos llenos de sol, toreros y mujeres madrileñas, así como estampas en color de maquinaria, deportes y cine de principios de siglo. La exhibición fue un punto de partida a partir del cual Mallo fue juzgada por su trabajo y no por su género. Durante este tiempo, las pinturas de Mallo siguieron el tema de la nueva objetividad o realismo mágico, teorizado por Franz Roh en su libro Realismo mágico en 1925.

Según la biógrafa Shirley Mangini, «aunque los historiadores de las vanguardias españolas ubican los orígenes del movimiento en las actividades de Salvador Dalí, Luis Buñuel, Federico García Lorca y otro alumno de la Residencia, José Bello, la visión artística de Mallo fue una importante catalizador de la vanguardia española». Sus pinturas de la década de 1920 representan entretenimientos urbanos y deportes, compuestos en complejos arreglos superpuestos que expresan el dinamismo de la vida moderna. Estas obras, como La Verbena (La fiesta) de 1927, combinan formas nítidas y modeladas con colores vivos.

El trabajo de Mallo se volvió más surrealista a principios de la década de 1930, incluyendo lenguaje visual geométrico y temas que iban desde frutas hasta estructuras agrícolas, así como la creación de discos de cerámica con temas de peces y toros. Mallo colaboró ​​intensamente con Rafael Alberti a partir de 1931. En esos años pintó las series Cloacas (Alcantarillas) y Campanarios (Campanarios).

Su primera exposición en París tuvo lugar en la Galería Pierre Loeb en 1932. Allí inició su etapa surrealista. Regresó a Madrid en 1933 y participó activamente en la Sociedad de Artistas Ibéricos. Este fue el comienzo de un período en el que los intereses de Mallo enfatizaron el orden geométrico y las complejidades de la naturaleza.

Ese mismo año, Mallo, comprometida con la Segunda República Española, empezó a dar clases como profesora de dibujo en el Instituto de Arévalo, en el Instituto Escolar de Madrid, y en la Escuela de Cerámica de Madrid, para lo que diseñó una serie de platos que ya no existen, y donde aprendió conceptos matemáticos y geométricos para usar en cerámica.

Con frecuencia pasaba tiempo con Miguel Hernández, con quien mantenía una relación sentimental. También planearon juntos el drama Los hijos de la piedra, que se inspiró en los hechos de Casas Viejas. A partir de 1936, inició su etapa constructiva, sin dejar de exponer con pintores surrealistas en Londres y Barcelona. Participó como profesora en las Misiones Pedagógicas, que la acercaron a su tierra natal, Galicia, que al cabo de unos meses fue sorprendida por la Guerra Civil española.

En mayo de 1936 tuvo lugar su tercera exposición individual, organizada por ADLAN en el Centro de Estudios e Información de la Construcción en la Carrera de San Jerónimo de Madrid con una serie de dieciséis pinturas de Cloacas y Campanarios, la serie de doce obras de Arquitecturas minerales y vegetales, y dieciséis dibujos de Instrucciones rurales, que se publicó en 1949 en la Biblioteca del Clan con un prólogo de Jean Cassou. Luego tuvo una exposición con Ángel Planells de surrealismo internacional en las New Burlington Galleries de Londres.

Con el estallido de la Guerra Civil española en 1936, Mallo huyó a Portugal. Todo su trabajo de cerámica de esta época fue destruido en la guerra. Posteriormente, Gabriela Mistral, quien en ese momento era embajadora de Chile en Portugal, ayudó a Mallo a mudarse a Buenos Aires, donde recibió una invitación de la Asociación Amigos del Arte para impartir un ciclo de conferencias sobre un tema popular en el arte español, “Histórico proceso en el camino de las artes plásticas”, en Montevideo y luego en Buenos Aires.

Cuando estalló la Guerra Civil española, Mallo se exilió en Argentina. En Argentina, Mallo rápidamente recibió el reconocimiento a través de su colaboración con la vanguardista revista Sur, en el que Borges también participaron. Esta fue una época en su vida que dedicó a viajar, viviendo entre Uruguay y Buenos Aires para diseñar, pintar y finalmente crear. También realizó exposiciones en París, Brasil y Nueva York. Su primer trabajo allí continuó el camino que inició con Sorpresa del trigo con obras como Arquitectura humana (Arquitectura humana), Canto de espigas (Espigas de trigo) y Mensaje del mar (Mensaje del mar). En la serie Las Máscaras, Mallo se inspiró directamente en los cultos sincréticos de América. Se encontró en ese momento junto a su amigo Alfonso Reyes, embajador de México en Argentina, con quien permanecería hasta 1938, año en que regresó a México. El 2 de agosto de 1938, Federico García Lorca ‘s Cantata en la tumba (Cantata en la tumba) se estrenó con Alfonso Reyes y música de Jaume Pahissa y escenografía por Mallo.

En 1939 viajó a Santiago, Chile, donde fue invitada a hablar en varias conferencias. Desde su época en Buenos Aires, el Museo de Dibujo e Ilustración atesora ahora una colección de dos temperas de Mallo sobre papel que representan animales mitad reales y mitad fantásticos. A los 36 años publicó el libro Lo popular en la plástica española a través de mi obra (Lo popular en el arte español por mi obra) (1939) y comenzó a pintar retratos de mujeres, cuyo estilo es precursor del pop art en los Estados Unidos.

En 1942 se publica el libro Maruja Mallo con prólogo de Ramón Gómez de la Serna. [1] Entre 1945 y 1957, Mallo tuvo un período oscuro; sus apariciones públicas y exhibiciones eran más raras. En 1945, se fue a Chile y viajó a lo largo del Viña del Mar y la Isla de Pascua (Isla de Pascua), junto con Pablo Neruda, en busca de inspiración para una solicitud de un mural para un teatro en Los Ángeles de Buenos Aires, que fue inaugurado en octubre del mismo año. El 11 de octubre de 1948, Mallo abandonó Argentina y se trasladó a Nueva York. En marzo de 1950 expone en la Galerie Silvangi de París y, en 1959, en la galería Bonino de Buenos Aires. Finalmente, viajó de Nueva York a Madrid para regresar a España en 1962, después de 25 años de exilio. En octubre de 1962, Mallo completó una exposición en la galería mediterránea. En el Madrid de los 80, Mallo pintó muchas obras asombrosas en su estilo geométrico, como Acróbatas (Acróbatas) y Protozoarios (Protazoa).

No fue hasta hace poco que Mallo fue mencionado levemente en los textos españoles sobre arte e historia cultural. En lugar de ser reconocida por su trabajo artístico, durante el exilio fue recordada por momentos de su vida que no importaban: asuntos, comportamiento escandaloso y entrar a la iglesia en bicicleta durante la misa. Sin embargo, finalmente el respeto que se le dio a su trabajo en Argentina se convirtió en dolor, e incluso se le pidió que hablara sobre su propio arte y la evolución del arte occidental. Se dice que «Mallo [impactaría] a sus contemporáneos con su arte de vanguardia, causaría angustia entre ellos porque se negó a ajustarse a cualquiera de las reglas que el patriarcado intentó imponer a las mujeres».

El 6 de febrero de 1995, Mallo muere en Madrid a los 93 años.

En una biografía de Shirley Mangini, la autora señala que «es significativo que los primeros recuerdos de Mallo fueran de ferias callejeras, ya que son el tema de su primera gran serie de pinturas, Las Verbenas. » El arte de Mallo fue influenciado por cuando ella vio por primera vez el océano pacífico. La era de intensos cambios políticos, sociales, culturales y económicos en la que Mallo creció también inspiró su obra de arte, que la llevó a mostrar un nuevo lenguaje que celebra el cuerpo y la sexualidad femenina. Su objetivo era presentar a las mujeres como miembros activos de la sociedad y no solo como musas de la sexualidad, la belleza y los objetos. Mallo también comenzó a usar referencias de género en sus pinturas al pintar figuras andróginas y grandes mujeres míticas que señalaron su libertad del mundo artístico dominado por los hombres de Madrid.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.